Una camioneta contundente que redefine el concepto de la cabina extendida

En la Mega Cab 2500 Dodge Ram SLT 2006 presencia y confort se dan las manos para configurar un modelo que jamás podrá pasar desapercibido

Contundente. Ese es el adjetivo que se me viene a la mente cuando repaso la presencia y el despliegue de la ‘bestia’ automotriz que he venido usando por más de una semana. Una máquina comparable por su potencia a ‘la cosa’ de ‘Los 4 Fantásticos’. ¿Saben a lo que me refiero? Si no, acérquense a cualquier tienda de video, porque por allí me enteré que el DVD con las aventuras de estos mutantes ya llegó a los estantes. (La promoción va por cuenta de la casa).



En cuanto a la contundente de marras, me estoy refiriendo a la Dodge Ram 2500 SLT Mega Cab 4x4 del 2006, una referencia que quizá suene, o se lea demasiado larga, pero es que simplemente hace justicia al ejemplar. Una pick-up que deja chiquita de la envidia a cualquier camioneta común y corriente.



Esta nueva pieza en el mercado viene dotada de un motor Hemi de 5.7 litros y 8 cilindros en V, que genera 345 caballos de fuerza y 375 libras de torsión, con una transmisión automática de 5 velocidades.



Se que algunos van a poner cara de incredulidad cuando deslice el dato de su consumo de combustible, pero aunque parezca increíble no es como para asustarse, si tomamos en consideración las dimensiones del ejemplar: rinde 14 millas por galón en la ciudad y 20 cuando se sale a rodar autopistas, en las que por cierto se comporta con una serenidad a prueba de vientos sostenidos.



Esta Dodge Ram 2500 no sólo impresiona por fuera, sino que sorprende por dentro. Su espacio interior —no cabe duda— justifica plenamente el significado de lo que es una mega cabina: capacidad para cinco pasajeros perfectamente instalados y sin torturas para las rodillas, aunque esa cifra puede convertirse en seis si se sube la parte superior del compartimiento que va entre conductor y acompañante, lo que transforma ese espacio en una pequeña silla para resolver cualquier eventualidad de un pasajero ‘extra’.



No puedo seguir sin aclarar que ese compartimiento al que me refiero es enooorrrme y no un simple descansadero para los brazos. Allí mi esposa cómodamente le cambió un pañal a mi sobrino Armando Julius, quien dio unas cuantas vueltas con nosotros... ¡y no se quería bajar!



Los asientos —o mejor las comodísimas butacas—, vienen en tela y la del chofer está dotada de mecanismo eléctrico para cambiar de posición. Las de la parte trasera se pueden reclinar hasta tocar la parte posterior de la mega cabina. Su espaldar es abatible para ofrecer un espacio extra de carga y como si eso fuera poco, en esa parte detrás de las sillas traseras, se encuentran un par de compartimientos ‘secretos’ para poder guardar todas las herramientas o artículos que usted no quiera visibles.



Vale mencionar que el espacio entre los asientos delanteros y los traseros es como para ‘retozar’ y olvidarse de la incomodidad que supone subirse a una de esas camionetas de cabina extendida ‘normales’. En la nueva propuesta de Dodge ese problema quedó en el pasado.



El tablero resalta con detalles de ‘madera’ y el panel de instrumentos cuenta con relojes de esfera blanca para facilitar la lectura de la información que despliegan. Viene además con brújula, medidor de la temperatura externa, sunroof, equipo de sonido con AM/FM y CD player para 6 discos, con 4 parlantes de buena fidelidad. No distorsionan.



El volante viene forrado en cuero y en la parte anterior tiene todos los controles para andar en modalidad crucero, mientras que en la parte posterior lleva ubicados los controles para manejar el equipo de audio. Los pedales del freno y la aceleración son ajustables.



Para seguir con los detalles, la Ram 2500 SLT 2006 viene dotada de sistema de navegación, todas las ventanas son de manejo eléctrico, con la del conductor de bajado automático. También se abre con un botón la ventanilla que comunica la cabina con la cajuela trasera de carga, la cual —dicho sea de paso— mide 6 pies y 3 pulgadas y viene recubierta de uno de esos cobertores plásticos que evitan ralladuras y oxidaciones por efecto principalmente de la lluvia.



Podría decirse que su espacio de carga no es tan amplio si tomamos en consideración su dimensión general, pero a mi me resultó súper cómodo para cargar el arbolito de navidad y todas las matas de las que se antojó mi media naranja.



Pero como los números son los que hablan, me remito a la página web de la casa automotriz que señala que su capacidad de carga es de 2 mil 200 libras y la de arrastre llega a 12,500 libras.



Esta ‘Shaquille O’Neal’ de la casa Dodge viene equipada con suspensión frontal independiente y dirección de piñón y cremallera, tracción en las cuatro ruedas, frenos ABS y bolsas de aire delanteras y laterales de cortina.


Lo único que no me gustó de esta ‘perrona’ —como la llamó mi amigo mexicano Roberto— fue la altura para subir y bajar. Pero tampoco es como para echarse a llorar. Y como no me queda mucho espacio, debo decir que el precio base de la Dodge Ram 2500 es de $37,280 y con los extras que trajo la que conduje llega a $44,140. Bien representados.



Acerca del Autor