Una manita a los clásicos de la edad de oro del cine mexicano


La empresa de medios Olympusat trabaja con filmotecas independientes con el objetivo de restaurar películas clásicas de la cinematografía mexicana para llevarlas al gran público y así preservar la cultura a través del cine.

El fundador y director ejecutivo de Olympusat, Tom Mohler, aseguró a Efe que las cintas restauradas en ocasiones "son mejores que cuando estaban recién estrenadas", y destacó que supone un "gran orgullo" poder realizar este trabajo, que tiene un "significado histórico" al preservar una "parte importante de la cultura".

Mohler indicó que lanzaron esta línea de negocio hace dos años ante la necesidad de ofrecer películas restauradas en alta definición para su canal temático Ultraclásico, sobre la época dorada del cine mexicano y de América Latina, que "todavía son muy atractivas para una buena parte de la audiencia televisiva".

A este respecto, recordó que el 70 por ciento los latinos en Estados Unidos son del país vecino y que los inmigrantes de otras nacionalidades latinoamericanas han visto durante años un gran número de películas mexicanas, debido a la "gran influencia" y presencia de este cine en sus países de origen.

Esta empresa sigue así el ejemplo del multimillonario empresario Ted Turner, fundador de CNN, que en 1986 compró la extensa filmoteca de la productora Metro Goldwyn Mayer/United Artists, con la que alimentó sus canales de televisión por cable.

La idea es la misma, pero en este caso se trata de cine mexicano, pues, como Mohler indicó, a mediados del siglo pasado México producía más películas que los demás países latinoamericanos en su conjunto y de una "gran calidad".

Pero antes de llegar a poder emitir estas películas se realiza un trabajo intenso, pues cuando el personal de Olympusat tiene en sus manos por primera vez estas cintas, algunas de ellas están en tan malas condiciones de conservación que, en muchos casos, no se pueden usar para su emisión en televisión.

Para lograrlo, envían las cintas a sus centros de postproducción en Ciudad de México y West Palm Beach (Florida), donde escanean los filmes de 35 y 16 milímetros y, una vez digitalizados, los restauran fotograma a fotograma, eliminando rasguños, suciedad y gotas, corrigen defectos de sonido como la desincronización y recuperan el color original de la cinta.

Olympusat restaura tanto películas clásicas como documentales o series de televisión guardados en filmotecas en Estados Unidos y Latinoamérica, que son convertidos en transmisiones de alta definición o en formato digital de cine.

Uno de estos ejemplos fue el acuerdo con la empresa mexicana Movie Mex International, que poseía un archivo de unas 800 películas, entre clásicos de la era dorada del cine mexicano y producciones propias, con títulos como "La Escondida" (1955), "La Vida No Vale Nada" (1954), "Aquí Está Tu Enamorado" (1962) o "Camino De Guanajuato" (1955).

En su filmoteca hay películas interpretadas por grandes nombres del cine mexicano como Mario y Fermando Almada, Valetín Trujillo, María Félix, Pedro Infante, Silvia Pinal, Jorge Negrete, Mario Moreno "Cantinflas" o personajes como El Santo o Blue Demon.

El objetivo de restaurar clásicos llevó también a firmar un contrato con la empresa mexicana Cinematográfica Calderón para recuperar 112 películas, entre ellas "Aventurera" (1950), interpretada por la cantante cubana Ninón Sevilla, o la polémica "El vampiro y el sexo" (1968), versión sin censurar de la cinta "Santo en el tesoro de Drácula" (1968).

Éstos y otros acuerdos han llevado a que Olympusat tenga una de las mayores filmotecas independientes de cine en español.

Explicó que esta iniciativa les ha llevado a recuperar "películas increíbles", que tendrían en el cine latinoamericano la importancia de cintas de la multipremiada "Gone with the wind" (1939), como "La Escondida", protagonizada por María Félix y Pedro Armendáriz.

Además, este esfuerzo, indicó Mohler, ha tenido muy buena acogida entre la audiencia de su canal Ultra Clásico, uno de los más vistos en su género.


Acerca del Autor