Uribe se ¡emberraca!

En una alocución en la casa presidencial, que tuvo tono de discurso de campaña, el presidente retó -sin nombrarlos- a Horacio Serpa y Enrique Peñalosa a mostrar sus logros de gobierno

El presidente Álvaro Uribe Vélez instó a quienes han tenido la oportunidad de gobernar durante los últimos tiempos, a que pongan el balance de sus resultados sobre la mesa y los comparen con los obtenidos por la actual administración.



Señaló que el balance de su Gobierno en la lucha contra el terrorismo no es cuento de discurso, sino de una acción y unos resultados que están listos para el “examen sin chismes ni calumnias”.



“Que cada uno de los que ha tenido posibilidades de la conducción de la República o de participar en altos de cargos de Gobierno, ponga sobre la mesa el balance de sus resultados”, dijo.



Sostuvo que en un ambiente de libertades como el de Colombia, donde hay libertad hasta para calumniar, no se pueden mantener actitudes contemplativas ni permisivas con el terrorismo, tal como se mantuvieron durante 40 años, con honrosas excepciones, y que llevaron al país a la tragedia.



“Si se hubiera ejercido autoridad a tiempo –advirtió–, si se hubiera mantenido el ejercicio de la autoridad como una constante en la historia civilizada de Colombia, ¿cuántos de estos casos de la tragedia de la Patria nos habríamos evitado?”.



Y agregó: “Tantos demócratas que tuvieron la oportunidad de conducir el país y no fueron capaces de hacer respetar las garantías de la oposición. Y por falta de una política de seguridad, permitieron que el terrorismo matara impunemente a tantos luchadores de la democracia”.



Para el Mandatario, quienes acusan al Gobierno de ser socio del paramilitarismo, son los mismos que tuvieron oportunidad de que en el país no hubiera crecido el paramilitarismo. Los mismos que le entregaron al actual Gobierno 15 mil paramilitares y 35 mil guerrilleros.



“Aquí nada se había hecho con el paramilitarismo. ¿Qué hicieron? Que nos entregaron un ejército terrorista de 15 mil paramilitares. ¿Qué hicieron los que tuvieron oportunidad de hacerlo? En este Gobierno casi 10 mil paramilitares han sido llevados a la cárcel y más de 1.200 paramilitares dados de baja”, reiteró.



Dijo que cuando los violentos hacen estragos en el Cauca, los críticos se van lanza en ristre diciendo que se acabó la política de Seguridad Democrática y que las Farc están muy fuertes.



“Se olvida que esos municipios llevaban 16 años sin presencia de la Policía. Se olvidan que el 7 de agosto del 2002, donde el terrorismo por nada destruye este Palacio y asesinó a una gran cantidad de compatriotas allí abajo, teníamos 50 mil terroristas. Se olvida que había 17 mil de las Farc. Se olvida que había 12 mil milicianos urbanos de las Farc, 15 mil de los mal llamados paramilitares, 4.500 del Eln y ese narcotráfico alimentándolos”, expuso el Presidente.



Recordó que cuando se inició el actual Gobierno, las carreteras estaban bloqueadas y ese bloqueo paralizaba la economía y evitaba que los ciudadanos se pudieran desplazar libremente. Ese bloqueo había arruinado a los humildes poseedores de los restaurantes y de las tiendas de artesanías. Ese bloqueo había privado a los colombianos de conocer la geografía del país, de disfrutarla, de hacer turismo por ella. Hoy la situación es bien distinta, gracias a la política de Seguridad Democrática.



El Primer Mandatario demandó de los soldados y policías mantener su sacrificio como garantía para la democracia, y no dar marcha atrás en la lucha contra el terrorismo, que se traducirá en un mejor futuro para las nuevas generaciones.



“Que nada nos desanime, que nada nos conturbe. Que mientras tengamos transparencia, claridad, la crítica muchas veces injusta no nos distraiga de un camino, de una meta, que es la meta de derrotar el terrorismo”, concluyó el Presidente de la República.



SNE

Acerca del Autor