el colombiano

Versa SL de 2012: Entrega un millaje que produce envidia


Si había una persona feliz de mi entorno el miércoles (cuando escribo esta nota) esa era mi cuñada Cris. No se cambiaba por nadie. Quería saltar, gritar, hacer una fiesta y hasta correr ‘a toda’ en su Nissan Versa. Y no era para menos, a las dos y pico de la tarde (son pasaditas las tres de este día gris) presentó el examen para optar a la ciudadanía de Estados Unidos ¡y lo pasó!

“Me hicieron seis preguntas y las contesté todas bien”, me dijo eufórica cuando me llamó a darme la buena nueva. “Algo de esto se lo debo a usted”, me deslizó toda buena nota, mientras se desplazaba sin problemas al volante de su Versa por el intenso tráfico del Miami de esas horas que, como todos ustedes saben, ¡es de madre!

Lo del agradecimiento particular fue un golpecito en la espalda por parte de ella, ya que la noche anterior estuvimos repasando por varias horas todas y cada una de las 100 posibles preguntas del referido examen y yo me di a la tarea de aclararle respuestas e insistirle en aquellas en las que –por cansancio… y quizá un poco de nervios— pifiaba a veces. Cuando se fue de casa y antes de ponerse al volante de su auto, hizo como que se subía a mi vehículo de prueba de esta semana, el Nissan Versa SL sedán de 2012 y dijo que con lo que le veía por encima (navegador, Bluetooth, etc.) le encantaría ‘regalarse’ uno si es que aprobaba el test.

Esa muestra de apreciación dice mucho viniendo de una ‘versátil’ como ella. Desde hace varios años posee esa primera generación del pequeño japonés y su experiencia ha sido satisfactoria. “No me ha puesto nunca un problema y jamás me ha dejado tirada”, me respondió cuando le consulté para este reportaje.

Pues si eso piensa con su ‘veterano’ Versa, con esta segunda generación que ha sido concebida para entregarle a los compradores un sofisticado diseño exterior, junto a un equipamiento de primera línea en el segmento de los compactos.

Este modelo da cabida a cinco adultos y viene con un motor 4 cilindros de 1.6 litros, cargado de tecnología de vanguardia que le permite la dualidad de entregar un millaje que produce envidia: 30 millas por galón en la ciudad (mpg) y 38 mpg en la carretera, mientras que lleva al mínimo las emisiones de C02. El motor tiene una potencia 109 y 107 lb-ft de torque, con una transmisión Xtronic CVT. Este nuevo diseño CVT agrega un auxiliar reductor con engranajes planetarios, ayudando a mejorar la eficiencia.

Mientras que los motores de gasolina tradicional utilizan sólo un inyector por cilindro para inyectar el combustible, el nuevo motor Versa sedán está equipado con dos inyectores optimizados montados cerca de la válvula de entrada para cada cilindro. Este sistema de inyección dual permite una mayor inyección de combustible, con las boquillas pequeñas entregando un rocío fino (aproximadamente un 57% más fino que el tamaño de partícula de la generación anterior) para ayudar a lograr una combustión más completa.

El nuevo diseño exterior del sedán de Versa es también un alejamiento del compacto actual, ofreciendo un carácter refrescante de diseño sofisticado y altamente aerodinámico.

Dentro, el tema de estilo sofisticado continúa con una tapicería de excelente apariencia, asiento trasero abatible de 60/40-split e instrumentación de visión fina. Como ya dije, mi auto de esta semana vino con sistema de teléfono manos libres Bluetooth ®, además de Radio satelital XM ® (se vende por separado) y un sistema de navegación de pantalla táctil de 5 pulgadas en el tablero con XM NavTraffic ® y entrada USB para iPod ® y otros dispositivos compatibles.

Cris se lo está pensando y nada me extrañaría que de un momento a otro se apareciera por allí con un hermanito gemelo de este Versa SL de 2012. Tiene más de un motivo… y me consta que el precio de $15,500 que muestra la etiqueta del concesionario no representa ningún problema para ella. Especialmente ahora que va a tener pasaporte azul, le van a aumentar el sueldo y como si fuera poco, quiere consentirse. Darse un gustito.