BREAKING NEWS
Incinerar basura, una condena de 30 años que expertos mexicanos buscan evitar Raúl Estrada México, 14 jun (EFE).- La quema de 4.500 toneladas de basura al día durante 30 años en la Ciudad de México no solo violará las leyes nacionales de protección al medioambiente, sino convenios internacionales, advirtieron hoy expertos que rechazan una planta que tendrá esa misión. Y es que la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México otorgó a Proactiva Medio Ambiente, del grupo francés Veolia, una licitación para que construya una planta de termovalorización que producirá electricidad para las 12 estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las casi 13.000 toneladas de basura que genera la urbe. La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción. Raúl Sergio Cuéllar, director técnico de desechos sólidos en Ciudad de México de 1997 a 2005, explica a Efe que el concepto termovalorización es un eufemismo para no llamar a la quema de basura por su nombre: incineración. “México firmó el Convenio de Estocolmo para frenar la incineración, entonces no puede aceptar tecnologías que generan sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos, porque no hay manera de contenerlas”, señala Marisa Jacott, directora de la organización Fronteras Comunes. A través del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004, los países se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos. Según Veolia, que opera 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización es un proceso que reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética. Estas plantas operan en muchas ciudades del mundo y “están sumamente controladas, vigiladas por las autoridades, para cumplir con todos los estándares y normas ambientales”, dice a Efe Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México. El jefe de la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México, Jaime Slomianski, quien no estuvo disponible para ser entrevistado por Efe, también ha defendido esta tecnología y asegurado que está respaldada por resultados ambientales satisfactorios en Europa y Asia. Sin embargo, en enero de 2017 un documento de la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”. Además de violar el Convenio de Estocolmo, organizaciones ambientalistas denuncian que la incineración de residuos atenta contra el derecho a un medioambiente sano garantizado por la Constitución, y viola normas sobre manejo de rellenos sanitarios y la emisión de sustancias peligrosas al ambiente. El director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani, asegura que tras el cierre del relleno sanitario del Bordo Poniente en 2011, el más grande de América Latina con una extensión de 721 hectáreas, se perdió la oportunidad de implementar un modelo de gestión basado en basura cero. “Lo dejaron pasar y hoy nos dicen: o mandamos la basura a quemar o se joden y la basura va a estar en las calles. El Gobierno de la Ciudad de México se está dando un tiro en el pie”, señala. Basura cero es un modelo de gestión de residuos sólidos urbanos que tiene como objetivo reducir la generación de basura y recuperar los materiales, en vez de eliminarlos. Ramón Ojeda Mestre, experto en derecho ambiental internacional, denuncia además que no hubo proceso de saneamiento del Bordo -que recibió 76 millones de toneladas de basura en el tiempo que operó (1985-2011)-, como estipula la norma sobre tratamiento de residuos sólidos urbanos. Ahí se construirá la planta de Veolia, la primera de este tipo en América Latina y que empezará a operar en 2020, violando además la norma sobre residuos peligrosos, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos e incluso el Acuerdo de París, que fija las metas para reducir la emisión de GEI. “Si de todo eso no nos hacen caso aquí, iremos a tribunales internacionales y desde luego que nos lo van a conceder, va a quedar México en ridículo”, advierte Ojeda sobre los planes de los grupos ambientalistas para echar atrás el contrato para la construcción, operación y mantenimiento de esa instalación durante los próximos 33 años.

Vistazo al Louvre en 3D con toque de Nintendo


París.- El Museo del Louvre de París propone a partir de mañana un paseo interactivo por sus salas gracias a unas novedosas audio guías que permitirán ver las obras en tres dimensiones y obtener información adicional de las mismas.

Los nuevos artilugios, que sustituyen a los tradicionales audífonos del mayor museo del mundo, incluyen animaciones y un mapa interactivo de las diferentes salas.

“Con esta aplicación se puede conocer el Louvre mucho mejor, tanto sus obras de arte como el edificio en sí”, dijo a Efe el japonés Shigeru Miyamoto, creador de personajes de vídeo juego tan populares como Mario Bros o de Donkey Kong y conceptor de las nuevas audio guías.

En la presentación de las guías, Miyamoto confesó, entre risas, que se había perdido en las salas del gran museo parisiense cuando lo visitó por primera vez hace diez años, algo que no sucederá, según él, a los usuarios de las nuevas guías gracias a su mapa interactivo.

La nueva criatura de Miyamoto ha sido desarrolla en colaboración con la empresa de vídeo juegos Nintendo para combinar “el legado cultural del Louvre con la innovación” la firma japonesa, indicaron los responsables del museo.

Las audio guías utilizan la tecnología de la consola Nintendo 3D y ofrecen la posibilidad de escuchar 700 comentarios sobre varias obras de artes que se acompañan de fotografías y explicaciones de expertos del Louvre.

Estos aparatos están equipados de dos pantallas, una inferior que es táctil y otra superior en la que se visualizan las imágenes en tres dimensiones sin necesidad de utilizar gafas.

Así, los visitantes que alquilen estas guías, cuyo precio es de 5 euros, uno menos que las que había hasta ahora, podrán observar las obras desde cada ángulo y obtener, por ejemplo, una panorámica a vista de pájaro de la Victoria de Samotracia.

Otra de las opciones disponibles es el zoom que acerca la visión de los visitantes a las pinturas y las esculturas para identificar detalles que de otro modo sería imposible detectar.

Las guías añaden la opción de efectuar un recorrido temático por las obras maestras claves del Louvre y descubrir en sus prestigiosas salas la Mona Lisa de Leonardo da Vinci o la Venus de Milo.

Según indicaron sus responsables, uno de los retos a la hora de poner en marcha esta aplicación fue el desarrollo del sistema de navegación por satélite (GPS), que señala dónde se encuentra el visitante en cada momento.

Estas guías buscan “estimular” y simplificar la visita en el Louvre al tener vocación de ser un interesante “instrumento de comunicación” destinado a todos los públicos, tanto a especialistas como a turistas.

La jefa del servicio de multimedia del Louvre, Agnés Alfandari, aseguró que se decantaron por la tecnología en tres dimensiones porque cada día está más popularizada, sobre todo entre los jóvenes.

Alfandari confía en que estas guías faciliten el itinerario por el museo, pues un tercio de los visitantes del Louvre son neófitos en el centro, lo que significa que no están particularmente familiarizados con el mundo del arte y las galerías.

Estas nuevas audio guías son una clara apuesta por la tecnología, un acercamiento y combinación entre la frescura de los juegos interactivos y la tradicionalismo de la cultura clásica del que es el museo más visitado del mundo, según Alfandari.

Acerca del Autor