VW Golf R de 2018: Un auto para acelerar emociones

En el Volkswagen Golf R, esa letrita R que acompaña el nombre de este pequeño gigante va por ‘race’, por carrera, dada su capacidad de respuesta ante el más ligero estímulo del pedal de aceleración.

Con un turbocompresor de excelente desempeño y una suspensión con puesta a punto deportiva, el Golf R está preparado para reaccionar con toda la fuerza en una fracción de segundo. Su  motor de inyección directa de 2.0L y cuatro cilindros, que genera 288 caballos de fuerza y un torque de 280 libras/pie pueden llevar al auto de 0 a 60 millas en menos de 5 segundos. Algo que no es fácil para autos de características similares. Probado.

Vale decir que el R es la versión más poderosa del Golf que se haya vendido en el mercado de los Estados Unidos.

El modelo es eficiente en combustible, con una calificación de economía estimada por la EPA de 29 mpg con la transmisión manual de seis velocidades y la nueva transmisión automática DSG Tiptronic de 7 velocidades y modo deportivo, que la hace más rápida que la manual, permitiendo subir y bajar de marcha rápidamente usando los cambios automáticos con levas al volante, que están cómodamente ubicados al alcance de la mano.

El sistema de tracción en las cuatro ruedas 4MOTION distribuye el torque entre las ruedas delanteras y traseras. En condiciones de manejo normales, la fuerza se distribuye entre las ruedas delanteras. No obstante, 4MOTION también puede enviar torque al eje trasero cuando sea necesario.

El ejemplar que estuve probando, Golf R 2.0 T con DCC y Navegador del 2018, vino con renovadas fascias, rines de 19 pulgadas, emblemas R, faros como calaveras LED, difusor trasero, salida de escape cuádruple y calipers con insignia R, lo que logra que cualquier persona experimentada o no en los autos, sepa que es una variante única del popular Golf.

El Golf R de 2018 cuenta con cuatro modos de manejo Eco, Normal, Individual y Race (éste último es el que le entrega la insignia R a su nombre).

Por dentro un elemento distintivo de esta versión son los asientos deportivos, que ofrecen muy buena sujeción y tienen el logo R bordado. Asimismo, el volante forrado en piel con la parte baja plana alberga la letra R. De ahí el diseño de la consola se mantiene igual que en otros modelos Golf.

Lo materiales son de buena calidad y uno en particular es imitación fibra de carbono, sirve de recubrimiento para paneles en puertas como insertos en consola.

El sistema de infoentretenimiento es muy completo, trae radio, Aux, BT y USB, cuenta con pantalla táctil de 8” fácil de usar con una buena visibilidad, ofrece conectividad con Android Auto como Apple Carplay, un impecable sistema de sonido Fender con potentes bajos gracias a su amplificador de 400 vatios y ocho altavoces más un subwoofer.  Dispone además de cámara de vista trasera con sensores de estacionamiento tanto frontales como traseros.

La pantalla es una gran innovación. En lugar de mostrar la información en el tradicional panel de instrumentos, la muestra digitalmente en alta resolución.

El Golf R 2.0T está diseñado con la precisión de líneas cuadradas, pero redondeadas en los bordes, creando una parte trasera atractiva y un frente en pico atrayente y eso sin nombrar sus bellos rines en forma de aspas.

Además de las asistencias activas como ABS, control de tracción, de estabilidad, bloqueo de diferencial deportivo, asistente de arranque en pendientes entre otros, el Volkswagen Golf R presume, al igual que sus hermanos de menor precio, de tener siete bolsas de aire.

El monitor de peatones (incluido con asistencia delantera) puede advertir  si un peatón se cruza frente al vehículo y, dependiendo de ciertas circunstancias, frenar automáticamente para ayudar a prevenir o mitigar el resultado de un choque a un peatón si es que el conductor no responde como corresponde a las alertas.

Avatar
Acerca del Autor