BREAKING NEWS
Incinerar basura, una condena de 30 años que expertos mexicanos buscan evitar Raúl Estrada México, 14 jun (EFE).- La quema de 4.500 toneladas de basura al día durante 30 años en la Ciudad de México no solo violará las leyes nacionales de protección al medioambiente, sino convenios internacionales, advirtieron hoy expertos que rechazan una planta que tendrá esa misión. Y es que la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México otorgó a Proactiva Medio Ambiente, del grupo francés Veolia, una licitación para que construya una planta de termovalorización que producirá electricidad para las 12 estaciones del Metro a partir de la quema de 4.500 de las casi 13.000 toneladas de basura que genera la urbe. La termovalorización consiste en descomponer los residuos orgánicos a través del calor y, con el vapor producido, generar energía eléctrica. Los desechos restantes de la incineración se pueden emplear en la industria de la construcción. Raúl Sergio Cuéllar, director técnico de desechos sólidos en Ciudad de México de 1997 a 2005, explica a Efe que el concepto termovalorización es un eufemismo para no llamar a la quema de basura por su nombre: incineración. “México firmó el Convenio de Estocolmo para frenar la incineración, entonces no puede aceptar tecnologías que generan sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos, porque no hay manera de contenerlas”, señala Marisa Jacott, directora de la organización Fronteras Comunes. A través del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004, los países se comprometen a “poner fin a la incineración de desechos a cielo abierto y otras formas controladas de incineración”, incluida la de vertederos. Según Veolia, que opera 63 plantas de este tipo en todo el mundo, la termovalorización es un proceso que reduce los gases de efecto invernadero (GEI), controla las emisiones de dioxinas y furanos y es reconocido en Europa por su eficiencia energética. Estas plantas operan en muchas ciudades del mundo y “están sumamente controladas, vigiladas por las autoridades, para cumplir con todos los estándares y normas ambientales”, dice a Efe Federico Casares, director de Desarrollo de Negocios y Relaciones Institucionales de Veolia México. El jefe de la Agencia de Gestión Urbana de Ciudad de México, Jaime Slomianski, quien no estuvo disponible para ser entrevistado por Efe, también ha defendido esta tecnología y asegurado que está respaldada por resultados ambientales satisfactorios en Europa y Asia. Sin embargo, en enero de 2017 un documento de la Unión Europea advirtió que “la eliminación, ya sea en vertederos o mediante incineración con escasa o nula recuperación de energía, es habitualmente la opción menos favorable para reducir las emisiones de GEI”. Además de violar el Convenio de Estocolmo, organizaciones ambientalistas denuncian que la incineración de residuos atenta contra el derecho a un medioambiente sano garantizado por la Constitución, y viola normas sobre manejo de rellenos sanitarios y la emisión de sustancias peligrosas al ambiente. El director de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani, asegura que tras el cierre del relleno sanitario del Bordo Poniente en 2011, el más grande de América Latina con una extensión de 721 hectáreas, se perdió la oportunidad de implementar un modelo de gestión basado en basura cero. “Lo dejaron pasar y hoy nos dicen: o mandamos la basura a quemar o se joden y la basura va a estar en las calles. El Gobierno de la Ciudad de México se está dando un tiro en el pie”, señala. Basura cero es un modelo de gestión de residuos sólidos urbanos que tiene como objetivo reducir la generación de basura y recuperar los materiales, en vez de eliminarlos. Ramón Ojeda Mestre, experto en derecho ambiental internacional, denuncia además que no hubo proceso de saneamiento del Bordo -que recibió 76 millones de toneladas de basura en el tiempo que operó (1985-2011)-, como estipula la norma sobre tratamiento de residuos sólidos urbanos. Ahí se construirá la planta de Veolia, la primera de este tipo en América Latina y que empezará a operar en 2020, violando además la norma sobre residuos peligrosos, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos e incluso el Acuerdo de París, que fija las metas para reducir la emisión de GEI. “Si de todo eso no nos hacen caso aquí, iremos a tribunales internacionales y desde luego que nos lo van a conceder, va a quedar México en ridículo”, advierte Ojeda sobre los planes de los grupos ambientalistas para echar atrás el contrato para la construcción, operación y mantenimiento de esa instalación durante los próximos 33 años.

Xiao Pang, el “gordito” que inundó la red con sus mil y un personajes

Cuando el joven Xiao Pang ("Gordito") asistió hace tres años a una actividad de seguridad vial en su colegio, no se imaginó que la fotografía que le tomó aquel día un desconocido acabaría convirtiendo su rostro en uno de los más famosos de la red.


La instantánea de este shangainés de 19 años de "mirada atractiva", como él mismo se definió recientemente en el diario "Xinmin Evening News", fue captada entonces por algún avispado que la retocó digitalmente y perfiló sobre Xiao la silueta del azulado gato Doraemon, uno de los dibujos animados más populares de China.


La sátira saltó a internet y comenzó a circular entre los internautas que, como si de una bola de nieve se tratara, interpretaron personalmente la parodia y añadieron nuevas "versiones" de Xiao Pang al correo electrónico.


Así, el rostro del "gordito" se vio pronto estampado en la figura de numerosos personajes del cine, desde el pirata Jack Sparrow de la película "Piratas del Mar Caribe", hasta el "Jedi" Annakin Skywalker de "La Guerra de las Galaxias", pasando por el hobbit Frodo Bolsón de "El Señor de los Anillos".


Desde entonces, los internautas no han cesado de imprimir la redonda y divertida cara de Xiao Pang en las portadas de otras muchas películas: desde el clásico "Superman" hasta la polémica "El código Da Vinci", donde "Gordito" se enfunda la americana del profesor Robert Langdon.


En la actualidad, tres años después de que le hicieran la famosa instantánea, "La magia de Xiao Pang" acapara foros y bitácoras de portales de internet como CityMao. com, Mm555.com, Mop.com o Bbs 56.com, todos ellos de amplia difu sión entre los adolescentes chinos, y los correos electrónicos con sus fotos han cruzado continentes.


La versatilidad de su semblante no tiene límites ya que también aparece sobre los hombros femeninos de Uma Thurman en "Pulp Fiction" o los de Kate Beckinsale en "Pearl Harbor", mientras se deja abrazar por Leonardo Di Caprio haciendo las veces de Kate Winslet en "Titanic", una de las películas favoritas de Xiao Pang.


"Al principio estaba deprimido y furioso, y temía que mis compañeros de clase me vieran por internet", declaró "Gordito" en una entrevista con el portal chino Morning Post.

Sin embargo, Xiao Pang pronto comprendió que "los internautas retocaban mi foto porque yo les gustaba, y además la mayoría lo hacía de forma simpática y alegre".


A pesar de ello, criticó que algunos "malintencionados" hayan utilizado su rostro para "fines vulgares" como unir su cara al cuerpo de una bailarina desnuda o "estrenar" en la red una nueva entrega de Indiana Jones: "El retorno del niño gordo", protagonizada por Xiao Pang, que desplaza a Harrison Ford en la nueva secuela.


Xiao Pang se declara un apasionado del fútbol, y en especial del F.C. Barcelona, aunque uno de sus "cameos" fotográficos en la red haya sido suplantar la testa del madridista Ronaldo mientras se cubría los genitales ante el inminente lanzamiento de una falta.


No obstante, la parodia futbolística más hilarante de la cabeza de Xiao Pang representa a la selección de Italia, ganadora del último Mundial de fútbol, formando con diez jugadores con el rostro de Xiao Pang y un undécimo con el del terrorista Osama bin Laden.


"Gordito" es tan polifacético que, con un simple paseo por la red, se le puede encontrar en pose artística, como el "David" de Miguel Angel o la "Gioconda" de Leonardo da Vinci, y hasta histórica, al encarnar al mariscal del ejército nazi Erwin Rommel.


En internet, Xiao Pang también es uno de los marines norteamericanos que detuvo al dictador iraquí Saddam Hussein, el propio Saddam revisando a sus tropas, o algún político socarrón que se burla de presidente George W. Bush en la mismísima Casa Blanca.


Incluso algún internauta decidió retirar a Abraham Lincoln del Monumento del Monte Rushmore y colocar un relieve en piedra de Xiao Pang junto a las efigies de los presidentes de Estados Unidos, Washington, Jefferson y Roosevelt.


"Soy una persona normal, algo vergonzosa", afirmó "Gordito", que trabaja en una gasolinera de Shangai, y que de mayor sueña con ser estrella del cine, como sus ídolos: el actor estadounidense Jim Carrey y el conocido cómico chino Zhou Xingchi.


De esta forma, Xiao Pang se ha convertido en un ídolo de masas en la red, aunque la moraleja de su historia resida más bien en el título del correo electrónico que comenzó todo: "Razones para no subir fotos a la web. No se ría, porque el próximo puede ser usted".


Pedro Alberti

Acerca del Autor